La cal es un gran problema para la piel o el pelo, pero también para electrodomésticos como la lavadora y por eso los descalcificadores de agua domésticos tienen tanto éxito. Estos aparatos van a facilitar el flujo del agua por las cañerías y las van a proteger de la acumulación de cal y de la corrosión, lo que a la larga puede ahorrarnos dinero. El uso de descalcificadores de agua domésticos o industriales para el tratamiento de aguas ya se ha extendido tanto a hoteles, como en casas unifamiliares o edificios de pisos, esto se debe sobretodo a que es un sistema que no necesita ningún tipo de producto químico ni tampoco mantenimiento para funcionar.

En España la dureza del agua y por lo tanto su contenido en cal varía de unas a otras zonas, lo notaremos en nosotros mismo cuando nos duchamos y el pelo o la piel se nos quedan resecos, pero esta acumulación de cal también puede comprobarse en lavadoras, lavavajillas, termos eléctricos o sistemas de calefacción. Lo mejor es informarse de si es necesario instalar un descalcificador de agua antes de que sea ya demasiado tarde y tengamos que pagar la reparación de cualquier electrodoméstico.

Descalcificadores mecánicos (osmosis inversa): el componente principal es una membrana por la cual se hace pasar el flujo del agua aplicando presiones muy altas y que es capaz de filtrar además de la cal, cualquier impureza que el agua pueda llegar. Únicamente el agua pura va a atravesar la membrana por lo que todas las impurezas quedarán atrapadas en la membrana.

Descalcificadores químicos: en este caso el flujo de agua se hace pasar por una pieza metálica llamada racor en la cual se encuentra un compuesto formado por potasio o sales de sodio. La zeolita que es como se llama este compuesto, libera iones que substituyen a los del calcio y evita que pueda adherirse a las tuberías u otros elementos que puedan dañarse.

Descalcificadores eléctricos: su principio fundamental radica en el magnetismo, mediante este sistema se genera un campo magnético capaz de modificar los cristales de calcio para impedirles que se adhieran a las tuberías y mantenerlos suspendidos en el agua.

Rate this post